Michael Humberto Cruz Sánchez

30 Años - Ingeniero

“Salió a luchar por la justicia y su legado es el amor por los ancianos»

Michael Humberto Cruz Sánchez

Asesinado en Managua el 20 de abril de 2018

Michael Humberto Cruz Sánchez, hijo de Rosa Amanda Cruz Sanchez, quien fue madre y padre para él y tuvo que salir del país hacia Estados Unidos para trabajar y poderle dar una vida digna a sus hijos.  Michael se crió con los abuelos, que fueron como sus padres, y con las tías que le enseñaron a caminar, a hablar, a leer y escribir. Al morir tenía 30 años y era padre de un niño de siete meses.

Elizeth Cruz, tía materna de Michael, lo describe como un padre excelente, responsable y amoroso: “Era un muchacho bueno, alegre, respetuoso, de corazón lindo. Un muchacho muy de casa, le gustaba la familia, la convivencia. Era como el enfermero de su abuelo, que había estado muy enfermo: le daba las medicinas, lo llevaba a consulta, lo sobaba. Estaba pendiente de él y lo iba a ver todos los días”.

Recuerda que a Michael también le gustaba compartir, hacía asados y atendía a sus amigos. Cuando se reunían recogían dinero y compraban juguetes y víveres para los niños de La Mascota, y también le hacían piñatas.  Le gustaba ayudar a los más débiles.

Daysi Cruz, prima de Michael, relata que ellos eran como hermanos porque se criaron en la casa de los abuelos. Compartían juegos, organizaban shows para divertir a la familia y pasaban mucho tiempo juntos. A Michael le gusta andar en bicicleta y le encantaban los autos. Cuando crecieron tomaron rumbos diferentes, pero siguieron haciendo cosas, compartían amistades y tenían planes de poner una empresa familiar.

Michael había estudiado Administración de Empresas y era comerciante, pero regresó a la universidad para estudiar formulación y evaluación de proyectos. Quería poner una empresa de servicios en ingeniería civil electricidad y construcción. “Sus deseos eran desarrollarse como ser humano, como profesional y tener una estabilidad. Pensaba en el futuro de su familia y de su niño”, agrega Daisy.

Elizeth Cruz relata que Michael había hablado por teléfono con su mamá un día antes de su asesinato y le había expresado su indignación por la golpiza que los de la Juventud Sandinista les habían propinado a los ancianos que reclamaban sus derechos. El adoraba a su abuelo y decía que no era justo que los jóvenes agredieran a los ancianos.

Michael se sumó a la causa porque “le dolió que golpearan a los ancianitos. Estaba indignado por los golpes que les dieron y veía en cada anciano golpeado a su papito, a su abuela”, refiere la tía.

Así fue como el 20 de abril Michael compró agua y salió para la UPOLI. Quería ayudar a los estudiantes que estaban siendo reprimidos, pero no pudo pasar con el carro y se fue caminando. En ese lugar, la policía abrió fuego contra los jóvenes atrincherados después de lanzarles bombas lacrimógenas. Michael se encontraba en un callejón detrás de la UPOLI cuando fue abatido con un disparo en el pecho. Testimonios y videos registraron imágenes de policías disparando a quemarropa a los manifestantes.

Rosa Cruz vino a Nicaragua el 20 de abril para verlo muerto en una caja, asesinado por el gobierno Ortega Murillo. Ella tenía 18 años sin poder verlo, ya que se encontraba ilegal en Estados Unidos. La tía Elizeth dice que la familia quiere saber por qué mataron a tantos muchachos desarmados, que solo ejercían su derecho a la protesta: “Cuando sepamos la verdad encontraremos un poco de paz. No es fácil digerir la muerte de una persona querida. En este caso es más difícil porque fue arrebatada la vida de un ser humano, fue arrebatado el futuro, fue arrebatado un padre, un hijo, un hermano. Arrebataron un pedazo de nuestra familia y esa parte que falta deja un vacío en nuestro corazón. Queremos saber qué pasó, cómo pasó por qué pasó. Cuando lo sepamos tendremos paz y consuelo”.

Ella quisiera que Michael fuera recordado “como el joven que fue: alegre, respetuoso, amoroso, caritativo, que daba la vida por los demás. Un chavalo que salió a defender el derecho de los ancianos, salió a luchar por la justicia, salió para ver un país diferente”.


Quiero Conocer más