Geovanni Miguel Reyes

28 Años - Obrero

Geovanni Miguel Reyes Mena 

“Él fue un héroe, era una vida, el padre de mis hijos”

Asesinado en Tipitapa el de 2 de junio de 2018

Geovanni Miguel Reyes Mena tenía 28 años y había trabajado como operario textil en la zona franca cercana a la ciudad de Tipitapa, donde residía con su familia.  Jennifer de los Ángeles Reyes Castrillo, su esposa, lo describe como un hombre responsable con los gastos de la casa, pendiente de las necesidades de los hijos y solidario con los oficios domésticos. Tenían 12 años de haber contraído matrimonio y durante ese período procrearon tres hijos, dos niñas y un varón. “Éramos un matrimonio como cualquier pareja. Sus hijos eran todo para él, nunca los desprotegió. Siempre buscábamos como estar unidos en familia, con los hijos. Teníamos problemas pero buscábamos cómo resolverlos donde los hijos no nos vieran”, relata Jennifer.

Los domingos, Geovanni ayudaba a alistar a los niños que iban a una escuela dominical y se dividían el trabajo de la casa. Tenía un año de estar desempleado, pero hacía todos los oficios domésticos y atendía a los niños mientras la mamá estaba en el trabajo.  En sus ratos libres le gustaba asistir a peleas de gallos y jugar fútbol; era fanático del Real Madrid.

Geovanni ayudaba a sus hijas con las tareas, les enseñaba las tablas y las letras. “Se ponía con ellas a estudiar. Soñaba con ver a su hija mayor cumplir los 15 años para celebrarlo en grande. Se ponían los dos a practicar el baile y todo lo que iban a hacer, la niña quería que su papá la llevara del brazo…”, comenta la esposa con nostalgia.

El 2 de junio, la hija mayor estaba de cumpleaños. Cuando Jennifer regresó del trabajo, a eso de las seis de la tarde, preparó la cena. Después de cuidar a los niños todo el día, Geovanni había salido con unos amigos. La joven estaba cenando con sus niños cuando se oyó la balacera. Poco después alguien tocó la puerta para decirle que habían matado a Geovanni. Le dieron un disparo en la frente.

Jennifer no se explica por qué lo mataron. Ellos habían colaborado con los sandinistas en las mesas electorales y Geovanni últimamente iba a las reuniones del CPC. Nunca opinaron, pero se dejaban guiar por el resto de la familia que era sandinista. “Mi papá era bien sandinista. El 19 de julio nos llevaba a todos los hijos a la plaza”, recuerda Jennifer.

 


Quiero Conocer más